Open/Close Menu Abogados & Economistas
blog maestranza consultores

COMPLIANCE LABORAL

Estrategia para un buen gobierno que resulta de obligado cumplimiento.

Queremos analizar y comentar lo que se viene denominando como Compliance Laboral y referirnos a aquéllos sistemas específicos en el ámbito de gestión empresarial que tienen por finalidad la prevención de los incumplimientos normativos en el ámbito laboral. Cada vez resulta más habitual la integración de los programas de compliance laboral en las estructuras de compliance de las compañías y cabe preguntarnos ¿por qué lo necesitamos?

Nuestro entorno legislativo en el que las empresas desarrollan sus actividades es cada vez más abundante y complejo. El nivel de beligerancia de las autoridades y organismos regulatorios es cada vez mayor y el impacto de la regulación es más intenso que nunca. Por ello, y por los recientes escándalos societarios y el incremento de la sensibilidad social respecto de la ética de los negocios, cada vez un mayor número de  organizaciones públicas y privadas internalizan estándares éticos y legales como protocolos de buen gobierno de obligado cumplimiento.

Los riesgos a prevenir son aquellos que conllevan consecuencias como el daño reputacional, la imposición de importantes multas y sanciones, las pérdidas de negocio por contratos no ejecutables o la exclusión de licitaciones o subvenciones públicas, entre otras.

Los estándares relacionados con la gestión del cumplimiento normativo en general (Líneas Directrices OCDE, Normas ISO 19600 y 31000, Norma australiana AS 3806.2006, etc.), y del cumplimiento laboral en particular (Convenios OIT en materia de derechos humanos sociales, Libro Verde de la Comisión Europea o la Norma SA 8000 en el ámbito de la “Responsabilidad Social de las Empresas”, RSE) proponen “marcos de referencia” en la gestión de compliance basados en un enfoque estructural e integral en el seno de la propia organización.

Esta nueva perspectiva de la gestión estratégica de las relaciones laborales desde la óptica de la prevención del riesgo normativo requerirá de la Alta Dirección que asuma expresa y públicamente el firme compromiso de aplicar los valores fundamentales y los estándares de buen gobierno corporativo y comportamiento ético generalmente aceptados. Para ello deberá garantizar, entre otros aspectos, el principio de “cumplir y hacer cumplir” con las normas y directrices elaboradas en el marco del sistema de gestión de compliance aprobado por la organización.

Los sistemas de gestión de compliance laboral, de acuerdo con las mejores prácticas internacionales, proponen la integración de todas las normas internas corporativas bajo el paraguas de una norma básica, como puede ser el Código Ético, y sobre la base de los principios de “mejora continua” y de un “cumplimiento responsable y ético” del bloque normativo socio-laboral. Ahora bien, cuales serían los principales item del camino a seguir:

a) En primer lugar, se deberá partir necesariamente de una previa Identificación y Análisis de los Riesgos Legales por incumplimiento con respecto al bloque normativo laboral (Labour Risk Assesment). En esta fase se tendrá en cuenta no sólo el cumplimiento estricto de las obligaciones legales y exigibles a la empresa en materia laboral sino también de aquellas normas, principios y recomendaciones no vinculantes emitidas por las organizaciones internacionales (ej.: OIT, OCDE, UE, etc.) en materia de derechos y buenas prácticas laborales, así como especialmente todas aquellas normas y procedimientos internos aprobados por la organización en la gestión y dirección de sus relaciones laborales.

b) A continuación se realizará una Clasificación de los Riesgos detectados por niveles de probabilidad y de impacto (ej.: bajo-medio-alto). En función de esta clasificación se dotarán los recursos adecuados, tanto materiales como humanos, para combatir con mayor intensidad aquellos riesgos que hayan sido clasificados de mayor gravedad, ya sea por su alta probabilidad de materializarse y/o por el mayor impacto económico o reputacional que pueda tener para la organización.

c) Una vez se hayan clasificado los riesgos legales en el ámbito socio-laboral se procederá a elaborar y ejecutar las Políticas corporativas y Procedimientos internos, coordinados entre sí y vinculados a una norma básica de compliance (Política General de Compliance) o de comportamiento responsable (Código Ético) orientados a eliminar o minimizar las consecuencias de los riesgos detectados o faltas de conformidad por incumplimientos normativos; así como el diseño e implementación de mecanismos de control o verificación del cumplimiento y eficacia de dichas normas internas, como por ejemplo un canal de denuncias interno (whistleblowing) y/o indicadores claves de riesgos basados en métricas o medidas objetivas y cuantificables.

d) Finalmente se procederá a una Evaluación, Seguimiento y Monitorizacion continúa del programa de cumplimiento normativo laboral (Monitoring), procediendo a reaccionar y corregir los posibles incumplimientos detectados o deficiencias en la eficacia del propio sistema de gestión.

La eficacia del sistema de gestión en estos casos pasa necesariamente, entre otras cuestiones, por el auto-cumplimiento de las normas de compliance aprobadas por la propia organización. De lo contrario el sistema quedaría viciado por la ausencia no sólo de la necesaria legitimidad moral para la exigibilidad de las obligaciones preestablecidas, sino también de la suficiente legitimidad jurídica para dotar de validez al procedimiento aprobado en cuestión, quedando de este modo la organización  vinculada por sus propios actos.

Ahora bien situandonos en una estrategia de Compliance Laboral no podemos dejar de señalar como  se presentan de manera específica en el ámbito laboral nuevas situaciones de riesgos que deberán de ser analizadas y planificadas. Esas nuevas situaciones de riesgos emergentes en el ámbito laboral traen causa de nuevas realidades de cómo se estructuran las relaciones laborales en las empresas en entornos cambiantes. Así no podemos dejar de identificar nuevas situaciones de riesgos emergentes:

  • El auge de los autónomos y los problemas de calificación jurídica.
  • El control del fraude en la contratación temporal: hacia un nuevo contrato temporal de indemnización creciente y un sistema bonus/malus.
  • Outsourcing y problemas de calificación de cesión ilegal. ¿Hacia la equiparación salarial de los empleados de la empresa principal y de los de la contratista?
  • El teletrabajo y el smartworking y el uso de nuevas tecnologías por las compañías y los empleados.
  • El registro de la jornada diaria y las horas extraordinarias y la distribución irregular de la jornada.

En definitiva las empresas deberán de  intensificar sus estrategias de evaluación y planificación para la implementación de programas de compliance laboral que incardinan de manera directa y necesaria con el corporate compliance de las organizaciones.

Desde Maestranza Consultores venimos trabajando en la prestación de servicios de asesoramiento para compliance para preparar a su empresa para que todos los riesgos queden cubiertos. Para mayor información consulte nuestra área forensic Actividad Preventiva.

Si desea mayor información no dude en ponerse en contacto con nosotros y le atenderemos.